Preloader Image 1

Regalando consciencia.

Ya sea por una fecha especial en la que intercambiamos regalos, un cumpleaños o simplemente queremos darle un detalle especial a alguien, dar regalos es una práctica común en nuestra vida cotidiana.

Sin embargo, para aquellos comprometidos con un estilo de vida más sostenible, es importante tener en cuenta que los regalos no siempre son ambientalmente responsables. A menudo nos encontramos recibiendo o entregando objetos que no son necesarios, que no necesitamos o que no se han fabricado de manera sostenible. Una forma de abordar este desafío es optar por comprar artículos de segunda mano.

Como dice el viejo refrán, “la basura de unos es el tesoro de otros”. Normalizar el concepto de comprar de segunda mano puede ser el primer paso hacia una práctica más sostenible. Sin embargo, elegir un regalo de segunda mano no es diferente a elegir uno nuevo: debe adecuarse al gusto y las necesidades del destinatario. Es crucial tomarse el tiempo necesario para planificar el regalo, en lugar de simplemente realizar una compra impulsiva en línea y recibirlo al día siguiente.

Los juguetes son un ejemplo claro de objetos que a menudo se encuentran en exceso en las tiendas de segunda mano y en muchos hogares. No tienen sentido comprar juguetes con los que jugaran dos semanas, se aburrirán y quedarán tirados por la casa. La mayoría de los juguetes están hechos de plástico y, lamentablemente, terminan en vertederos después de poco uso. Es esencial priorizar la calidad sobre la cantidad al comprar juguetes. Adquirir juguetes duraderos, como los de marcas reconocidas como Lego o Playmobil, o aquellos hechos de materiales como madera y tela, fomenta la creatividad y garantiza una mayor longevidad del objeto. Mientras menos haga el juguete, más hará el niño.

.

Mi hija disfruta muchísimo jugando con juguetes pequeños, armando escenas como casas, playas, parques y contar historias mientras canturrea y hace voces. Para el su cumpleaños encontramos en Market Place de Facebook una caja llena de juguetes Playmobil, que había pertenecido a otros niños, por un precio bastante económico. A pesar de ser de segunda mano, ella quedó encantada y ahora tiene material más que suficiente para crear innumerables historias. Aunque debo admitir que a veces puede convertirse en un caos hermoso cuando se pone a jugar con ellos.

Para los amantes de los vinilos y tocadiscos, también hay material de sobra en las tiendas. Los tocadiscos son mas difícil de encontrar, por el resurgimiento de su popularidad. Cualquier coleccionista de discos adorará que le regalen estos artículos como regalo, sobre todo si es una pieza única de colección. Requerirá saber un poco más sobre la persona a la que le regalarás, por ejemplo su gustos musicales y si ya posee el disco en cuestión. 

Recientemente, mi esposo encontró dos vinilos únicos en una tienda especializada en videojuegos, figuras y música. Nuestro amigo, un coleccionista de vinilos, quedó encantado con este regalo que sumó a su colección. Según ellos, la música suena mucho mejor en este formato, pero yo no tengo oído musical; no encuentro diferencia.

Por último, uno de los regalos más pensados que he hecho fue para una amiga cercana. Preparé un desayuno sorpresa, incluyendo una bandeja para la cama y dos contenedores con una selección de alimentos que sé que le gustan. La bandeja y los contenedores los encontré en una tienda de segunda mano llamada ReStore, donde las ganancias que generan se utilizan para ayudar a mas familias a tener acceso a una vivienda propia. 

Además de cocinar galletas en familia y agregar frutas frescas y frutos secos, incluí detalles que reflejaban nuestra relación, como los pochoclos (o “pururú”, como los llamo yo) que a sus hijas les encanta comer. No incluí una taza ya que sé que tiene una colección propia y que no tiene sentido agregar una que no usará. Añadí una planta de estación con flores para darle un toque especial y duradero. También corté un motivo para una remera con mi máquina Cricut, lo cual fue el único elemento nuevo en la bandeja.

En resumen, al regalar objetos de segunda mano o crear experiencias personalizadas, podemos demostrar nuestro afecto de manera sostenible y significativa para aquellos que nos importan.

¿Qué pasos adicionales podríamos tomar para hacer que nuestros regalos sean más sostenibles y significativos? ¿Tienes alguna experiencia o idea para compartir sobre regalar de manera más consciente?

Written By