Preloader Image 1

Mountsberg, caminata familiar obligatoria.

Los fines de semana nos gusta salir a caminar por los senderos de las Reservas Naturales de Halton, ubicadas en el sur de Ontario, a tan solo 15 o 20 minutos en auto desde nuestra casa. Estos parques ofrecen una naturaleza impresionante, vistas impactantes y una variedad de actividades de aventura durante todo el año. Con bosques, praderas, acantilados, arroyos, lagos, humedales y otras áreas naturales, además de la reconstrucción de un pueblo originario junto a socios indígenas, donde se aprende muchísimo. Estas reservas son algunas de las más hermosas que hemos tenido la oportunidad de explorar.

Para acceder a estos parques, hemos adquirido una membresía anual que nos brinda acceso a 7 parques y uno más que está por abrirse. Al adquirir esta membresía, estamos invirtiendo en el futuro de estos espacios naturales, contribuyendo a proteger sus características, funciones y recursos para que puedan ser disfrutados por las generaciones futuras. La membresía a la que nos hemos suscrito es válida para todos los ocupantes de nuestro auto, lo que significa que amigos, familiares, vecinos y cualquier persona que viaje con nosotros puede beneficiarse de ella. Tiene un costo anual de $165 CAD más impuestos, pero los beneficios que obtenemos son invaluables.

Uno de los parques favoritos de mis hijos es, sin duda, Mountsberg. Este parque ofrece una amplia variedad de experiencias, actividades y atracciones para todas las edades. Aunque los senderos no son los preferidos por mi esposo y por mí, ya que son más cortos y están más intervenidos por el hombre, a nuestros hijos les encanta el Centro de Aves Rapaces de Mountsberg y pasar tiempo con los animales de granja en el granero. Además, hemos visitado el parque en Navidad y Halloween, cuando lo decoran especialmente para estas festividades, lo que ha sido una experiencia encantadora. Actualmente, el parque está en la temporada de recolección de sirope de maple, así que seguramente planearemos una visita pronto para disfrutar de este paseo especial.

El Mountsberg Raptor Centre es una parada obligatoria cuando vamos para allá. Este no es un centro de rehabilitación, es un centro para la educación. Algunas de las aves que residen en el Centro de Aves Rapaces provienen de situaciones de rehabilitación en las que sus heridas impidieron un retorno exitoso a la naturaleza. Otros residentes fueron criados en cautiverio.


Cuando un ave sale del huevo, inicia un proceso llamado impronta (imprinting), donde básicamente establece una conexión social y emocional con los seres y el entorno que la rodean de manera sencilla. Cuando esta impronta sucede con humanos el ave se identifica como humano, lo que le impide adaptarse a la vida en libertad.

Nahinni es un halcón peregrino (Falco peregrinus) que fue salvado de un cautiverio ilegal en el que fue criado con seres humanos. Los halcones peregrinos son los animales mas veloces del mundo, alcanzando una velocidad mayor a 300 km/h cuando cae en picada para agarrar su presa.

Spruce es un búho americano (Bubo virginianus) que al igual que Nahinni nació en cautiverio y su dueño decidió llevarlo a Mountsberg debido a que no tenía el tiempo apropiado para su cuidado. Se distribuye a lo largo de toda América, norte de Canadá y Alaska (sin llegar a la parte más norte) hasta Sudamérica.

Jazz al igual que sus compañeros del parque, nació en cautiverio, llegó al parque en el 2004, mismo año en que eclosionó del huevo. Jazz es conocida como lechuza de campanario o lechuza blanca (Tyto alba).

Phoenix y Cornelius son águilas calvas (Haliaeetus lucocephalus). Phoenix tiene una de las historias más tristes, llegó al parque en 1989. Había quedado atrapado en una trampa para animales, en la que la mitad de su ala izquierda quedó tan herida que tuvieron que amputarla, además que el tiempo que estuvo aprisionado intentó liberarse de la trampa con su pico, dañándolo irreparablemente. Cornelius también llegó accidentado en 1994, en su vuelo diario chocó con un cable de alta tensión hiriendo su ala izquierda. El ala sanó antes de que pudieran intervenirlo y ahora no puede extenderla completamente, por lo cual no pudo volver a su estado salvaje.

La conexión con la naturaleza es fundamental para la familia. Los niños deben comprender y generar un vínculo con la tierra, de no ser así no podrán amarla y protegerla.

Written By